Slider

Próximas Actividades

Miscelánea

Próximas Actividades

Kayak

kota

» » Carlos: Salvado en Sevilla por las Redes Sociales

Todo empezó con esta foto y el comentario que os adjunto abajo de Lagarder:


"¿SANIDAD PUBLICA y GRATUITA?
Anoche me había encontrado a Carlos, un sin techo de la ciudad de Sevilla caído, olvidado, sufriendo en silencio sin que nadie atienda sus necesidades.
Acudimos a urgencias del hospital Macarena/Sevilla y el médico que atiende a Carlos nos dice que ellos no pueden darle tratamiento por su condición de sin techo, diciéndonos que nos vayamos a Cáritas o Cruz Roja, SÍ esto fue la respuesta de un hospital público a las dos de la madrugada...
No he podido callar ante tal respuesta y he pedido una hoja de reclamación...ante esto la actitud del personal médico cambia, tomando en serio los problemas de salud de Carlos.
Tardamos 5 horas en realizar una ‪#‎analítica‬ completa, ‪#‎radiografía‬ y‪#‎tratamiento‬ puntual para disminuir las dolencias fuertes de su enfermedad (psoriasis) en estado bastante avanzado que come en vida la piel de Carlos...el también es epiléptico y a diario sufre ataques que pone en riesgo su seguridad.
A todo ello descubrimos que Carlos no tiene médico de familia asignado y que nunca recibió tratamiento a pesar de ser 'español'...
El sistema siempre lo había atendido desde urgencias, parche para hoy y hambre para mañana, sin que nadie se preocupase por ello.
Es más insisto al medico ingresarle para tener tiempo para realizar un examen en profundidad y me dicen que lo deben consultar con los de arriba que deciden quien se queda hospitalizado...
Hubo un momento en el que el médico le dijo a Carlos que le va a prescribir algunas pastillas para unos días a "tomárselo en su casa" y el le contesto al médico de forma natural, " mire Señoría es que yo no tengo casa, vivo en la calle" a lo que el médico contesta, "vale, eso te lo tomas en la calle"...sentí algo que no soy capaz aún de describirlo, inhumanidad, falta de empatia brutal...
Nuestros hospitales se parecen ya a empresas, atienden según las estrategias marcadas por el político de turno o bien del bolsillo del paciente y si tienes la mala suerte de vivir en la calle las cosas se complican...
Carlos ahora esta en buenas manos, vamos a poner en marcha el mecanismo público para que tenga médico, tratamiento en condiciones. Al menos logramos mover un poco la conciencia de aquellos médicos residentes.
Carlos puede ser su padre, miembro de su familia y todos tenemos la obligación moral de atender en condiciones las necesidades de los demás. Carlos se merece una oportunidad y como decía mi maestra, "nadie debe quedarse atrás", así debe funcionar la humanidad, ayudándonos unos a los otros sin competir.
Recientemente en Sevilla un joven polaco llego a urgencias y el mismo día lo dieron de alta y a pocas horas se murío, no le conocía pero nunca se me olvidará, esto es un crimen encubierto que se está haciendo con las personas sin techo. No queremos más muertes por falta de atención en nuestros hospitales públicos.
A dónde vamos? Qué mundo hemos creado?"

Las redes sociales son un medio de difusión cada vez más potente. A través de ellas, se pueden iniciar campañas de protesta, convocar manifestaciones, hacer llegar una injusticia al otro lado del mundo, informar en tiempo real de lo que uno está viendo e incluso ayudar a salvar una vida. Este último es el caso de Carlos, un sintecho de 47 años que lleva 10 en la calle por circunstancias sociales y familiares.
Lagarder conoció a Carlos hace dos años en un comedor social. El joven estudió Trabajo Social y, debido a la crisis, perdió su empleo. "Fue entonces cuando empecé el activismo en la calle, donde he visto historias muy interesantes y personas muy valientes. Entre ellos estaba Carlos", cuenta a El Huffington Post. Carlos ha sido muy reservado siempre, algo habitual en los sintecho. "Son personas que no confían en la sociedad, no cuentan a nadie sus problemas. Al principio teníamos una relación buena pero cordial", explica. Durante estos dos años la relación entre los dos se ha ido consolidando.
La noche del 21 de julio, Lagarder volvía de una de sus actividades y se encontró a un hombre tirado en el suelo convulsionando entre unos cartones. Era Carlos. El activista sabía que su amigo tenía epilepsia y se había informado en internet de cómo había que actuar ante los ataques. Más tarde se enteraría de que esta no es la única -ni la peor- de las enfermedades que tiene Carlos. Le acompañó al Hospital Virgen Macarena, donde le negaron tratamiento por no tener tarjeta sanitaria y le invitaron a que fuese a Cáritas a pedir ayuda. "Eran las dos de la madrugada y mi amigo estaba enfermo", espeta Lagarder. "Me dijeron que, dada su condición, le darían una pastilla y le derivarían al albergue. Es una especie de protocolo que suelen seguir los trabajadores del hospital".

Podéis ver la fuente de la información y un pequeño reportaje sobre el tema aquí: 



About ManuEL AS

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply

Miscelánea